Nobu abre sus puertas en Marbella - Alerta Foodie
Una aventura gastronómica

Nobu abre sus puertas en Marbella

0 1

He estado recientemente en Nobu, esta vez en Marbella. He tenido la
suerte de visitar antes Nobu de Old Park Lane y Nobu Berkeley St. en
Londres y Nobu Fifty Seven en Nueva York. Actualmente son 32
restaurantes en 26 ciudades diferentes alrededor del mundo.
Nobuyuki Matsuhisa nació en 1949 en Saitama, quedó huérfano de
padre con 7 años, y tras graduarse comenzó a trabajar en el restaurante
Matsue Sushi en Tokyo. Fue invitado por un cliente a abrir un restaurante
japonés en Perú, con 24 años se fue a Lima y al no encontrar los mismos
ingredientes comenzó a improvisar con productos peruanos. Luego fue a
Alaska donde su restaurante terminó devorado por el fuego. Tras pasar por
Los Angeles, abrió en Beverly Hills y finalmente inauguró un restaurante
de la mano de Robert de Niro en Tribeca, para acabar titulando una cadena
que este año ha sumado restaurantes en Ibiza y en Marbella. En este último
caso en el hotel Puente Romano, en ese singular patio donde se encuentran
también Bibo y Dani García, el Serafina neoyorkino, un thai siempre lleno
y que ofrece un ambientazo de noche espectacular.
DSC_7020
Y hablando de comida, Nobu Marbella: bien pero sin más. Caro.
Divertido. Recuerdo la primera vez en que comí en Londres el bacalao
negro de Alaska. Ahora lo vuelvo a probar una vez que ya no es tan
novedoso y me ha gustado mucho pero sin más. De cuanto comimos les
recomiendo las chips de atún con spicy miso y sobre todo las vieiras con
foie y miso. El waygu está bueno, pero es prohibitivo. La cuenta en general
está muy por encima de lo que ofrece, aunque también cabe olvidarse de
ella y simplemente disfrutar. El problema es que los vinos los suben en
general al menos tres veces su precio y ello convierte la cena en algo
desmesurado.
En Marbella tuve esta última vez la experiencia de hablar
personalmente con Nobu M., cuyo español es estupendo, es muy simpático
y va a seguir invirtiendo allí abriendo un pequeño hotel en una parte de
Puente Romano. Hay que alegrarse de que sigan llegando experiencias de
ese tipo a Marbella y apuesten por ella. Cenar en ese lugar y con ese
ambiente que sigue tras terminar la hora de comer es una experiencia que
merece la pena, aunque dispónganse a pagar más de lo que realmente vale.
El viajero gourmand