Clos, la nueva apuesta de Marcos Granda - Madrid - Alerta Foodie
Una aventura gastronómica

Clos, la apuesta de Marcos Granda por Madrid (Punt: 15/20⭐)

0 0

Una de las revelaciones del año pasado en Madrid es este pequeño restaurante llamado Clos del restaurador Marcos Granda

Marcos Granda, dueño y responsable del restaurante del restaurante marbellí Skina con una estrella Michelín abrió en 2017 este restaurante. En la gala de 2018 de la guía roja ya consiguió su primera estrella para equipararse a su hermano mayor.

Clos se encuentra en la calle Raimundo Fernandez Villaverde en pleno distrito financiero al lado del restaurante asiático Sasha Boom. Una sala espaciosa, isla central y rozando el minimalismo, una fórmula común en los restaurantes de alta cocina.

Su carta que se basa en la cocina de temporada, platos clasicos con elaboraciones sencillas y ejecuciones perfectas, salvo algún pequeño desliz. Si entramos en una comparación con Skina, esta casa está algo por debajo, sus elaboraciones no son tan complejas aunque consiguen sabores más intensos, al menos el menú de otoño que pudimos probar.

La sala es probablemente su gran activo, llevada magistralmente como es costumbre en casa de Marcos, es uno de los restaurantes donde uno más bien tratado se siente, ningún pequeño fallo al respecto. Esto es cada vez más dificil de ver, de hecho los restaurantes estan tendiendo a ir hacia una sala más informal incluso de taberna, ejemplos como Casa Marcelo en Santiago o La Tasquería en el mismo Madrid es una muestra de ello. Antes se hacía una clara distinción entre las estrellas y los cubiertos, aunque siguen estando presentes estos últimos en la guia Michelín, han perdido claramente protagonismo y ya no sé si se mezclan e incluso influyen en las estrellas.

¿Qué pedimos?

Tienen dos menús, de diferente longitud además de un menú de clasicos que fue el nosotros elegimos. Un menú no muy largo pero ciertamente ancho.

El primer entrante es una yema curada con salsa de callos, al estilo Eneko Atxa en Azurmendi con su yema con trufa. Es un plato en el que es complicado fallar a la untuosidad del huevo lo mezclas con la potencia del sabor unos callos de primera, a la vez que hacen un homenaje a la ciudad.

Yema Clos

El segundo es un pequeño añadido que hicimos al menú, las mollejas, en esta comida hay un comensal que no puede dejar la oportunidad de probar unas mollejas, en este caso con salsifi a modo de puré de patatas. Para mi de las mejores que hemos probado en el año junto con las de Membibre.

Molleja y salsifi

El siguiente pase es el gran plato de la casa, arroz con pichón y paté de sus interiores, tanto en este espacio como en Skina, sus arroces son de los mejores que he probado, el punto, el sabor, lo tienen todo.

El plato de pescado del menú es lomo de merluza de pilpil de sus espinas con cristal de espinacas. Un plato de texturas, el pilpil se lleva la mayoría del sabor.

Merluza pilpil

Continua con un lomo de ciervo adobado, la reducción de sus huesos y frutos rojos. La combinación de carne de caza con frutos rojos es un plato que hemos visto en diferente formatos.

Lomo de cierva Clos

El postre con el que se termina es un panel de chocolate negro, caramelo y café. Otro de sus grandes activos de Clos son los postres, aunque muy por debajo en el aspecto técnico que Skina.

Postre chocolate y cafe

¿Qué pagamos?

El menú costó 65 euros más unos 9 euros que costó el extra de las mollejas, es decir un total de 74 euros. Precio asumible y que va en consonancia con lo que se toma y la calidad del restaurante.

Información

Dirección: Calle de Raimundo Fernández Villaverde, 28, 28003 Madrid

Reservas: https://restauranteclosmadrid.com/

Cierra: Domingos