Cargando

Type to search

Articulos

La repostería en la alta cocina

Compartir

Mi particular visión de los postres que ofrecen en los restaurantes más finos del país.

Hace tiempo que vengo barajando este pequeño artículo de opinión y tras pasar un par de días en Portugal, tierra de muchos postres prometidos para los más glotones como los Pasteis de Belem o los Pingos de tocha, me he decidido lazar a escribirlo.

Para mí el postre es uno de los pases más importantes de la comida, es el cierre, la gran eclosión, pero muchas veces es tratado cómo un problema a resolver.

El gran afán por el equilibrio de los platos, en sus sabores es algo que penaliza en el postre, que para mí debe ser dulce sin paliativos, muchas veces recurren a cítricos que se llevan todo el sabor o a sabores frutales que no te dejan terminar de disfrutar de una buena crema.

Soy muchos más de los postres clásicos, de los de antes y en esto si creo que la alta cocina no los ha mejorado y han tomado un camino totalmente distinto. No digo que no haya maravillas en forma de platos, pero para mi muchas veces no terminan de ser postres.

También dirán que el uso de azúcar en la repostería clasica es dañino para la salud, pero seamos serios, ¿cuantas veces vamos a estos restaurantes al año? seguro que muchas más cosas dañinas nos tomamos en nuestro día a día y ya que vamos a un “homenaje” nos gustaría disponer del pack completo.

No pido que vaya a un tres estrellas a que me pongan un tocino de cielo, pero no me gusta que rehuyan esos sabores tan típicos de nuestra gastronomía como otros platos que versionan o reinventan.

Tags:

Quizás también te guste...

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *